Como sabemos, el tiempo no pasa en vano y nuestro cuerpo resiente el esfuerzo realizado a lo largo de toda nuestra vida. Los sentidos se deterioran, los órganos fallan y los diferentes sistemas que integran nuestro organismo se ven mermados por las consecuencias de una vida bien vivida.

beto-pichardoc Por Roberto Pichardo

La artritis es uno de los padecimientos más comunes entre personas de la tercera edad o que se acercan a ella.

Etimológicamente, artritis significa inflamación de las articulaciones. Existen numerosos tipos de esta afección que desencadenan consecuencias ligeramente distintas, además de estar ligada a otros padecimientos, entre las que se incluyen enfermedades que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones y los tejidos que las sostienen.

analogue-1701651_1280

Para comenzar a prevenir esta enfermedad, pregúntese lo siguiente:

1. ¿El dolor de articulaciones es constante?

Si bien el dolor es una respuesta de nuestro cuerpo ante las anomalías, éste puede ser pasajero, ya sea por un golpe que no recordamos, dormir en posición incómoda o un esfuerzo de más. Es importante detectar si el dolor persiste o incluso se intensifica para comenzar a tomar acción al respecto.

despair-1235582_1280

2. ¿Siento picazón constante?

Dado que se trata de una inflamación interna, la artritis puede llegar a generar salpullido acompañado con picazón. De no tratarse de un problema en la piel, es de suma importancia acudir al médico.

hands-102225_1280

3. ¿Mis rodillas se hinchan?

Aunque ocurre en menor medida, la hinchazón también es reflejo de la enfermedad que nos ocupa. A la larga, puede llegar a impedir de forma irreversible el movimiento de la articulación afectada.

elderly-1461424_1280

4. ¿Me cuesta trabajo mover las articulaciones?

Al igual que con la hinchazón de las rodillas, la rigidez de las articulaciones puede desencadenar problemas de alto peligro para la movilidad del individuo. Si despierta por las mañanas con la sensación de que le cuesta caminar o moverse, consulte a su médico oportunamente.

hindu-428914_1280

5. ¿Mis muñecas truenan?

El clásico ejemplo de la enfermedad en cuestión. Que las muñecas se conviertan en matracas es un síntoma que de jóvenes nos parecería divertido, pero es el reflejo de un desgaste considerable en éstas y cualquier otra articulación.

hands-981400_1280

Toda esta y más información disponible en el sitio web de Arthritis Foundation.