Una historia de amor con la que estamos seguros muchos de nuestros adultos mayores se identificarán. ¡Que la disfruten!
adrianac Por Adriana Ríos


Carmela Haces. 74 años de edad. Cinco hijos y 12 nietos. Un matrimonio de 36 años y su esposo, Ignacio muere el año pasado. Carmela sabe que tiene todo para seguir viviendo feliz y que en un futuro no tan lejano, cuando sea el momento, se volverá a encontrar con Ignacio. Pero Carmela simplemente ya no quiere vivir.

Ya no quiere pasar un año más sin Ignacio. Le gusta disfrutar a sus nietos y pasar tiempo con sus hijos, pero ya no disfruta la vida igual.

Nos platica que ya no se acuerda de las cosas con la misma alegría, simplemente quisiera poder compartir todo lo que tiene y lo que le pasa con Ignacio, y la llena de tristeza el no poder hacerlo.

Hasta que se dio cuenta de que viajar a todos los lugares a donde habían querido ir juntos su esposo y ella era algo que la motivaba a estar bien.

Hizo una lista de destinos, habló a agencias para que le ayudaran a programar sus viajes y empezó a tachar poco a poco cada uno de los nombres de esa lista.

Finalmente se dio cuenta de que encontraba a Ignacio en cada lugar a donde viajaba y que a él le encantaría estar ahí con ella, y eso la hacía sentir feliz.

Carmela intenta viajar una vez al mes a diferentes lugares donde sabe que Ignacio hubiera disfrutado la vida como ella lo está haciendo ahora.