El hecho de realizar alguna actividad con nuestros héroes no precisa tener que desplazarnos de la casa.
kalouc Por Alberto Salomón


Debemos tomar en cuenta que una persona se siente feliz cuando es útil a la sociedad y sobre todo cuando los demás miembros del hogar recurren a ellos para crearles la sensación de pertenencia grupal y solidaridad.

No hay nada mejor que una buena plática con el álbum familiar donde nos cuenten lo “Chusco” de alguna anécdota sobre las bodas de los hijos o recordar a personas y amigos con los que ellos platicaban durante horas.

Las preguntas claves para detonar una plática divertida acompañada de un buen café o la bebida favorita de nuestros abuelitos es ¿cómo se conocieron?, ¿Qué solían hacer juntos?, ¿Cuál era la mayor virtud de él o ella?.

487141557-famille-multigenerationnelle-arriere-petit-fils-arriere-petite-fille-grand-pere

Debemos ser conscientes que en algunas ocasiones pueden ser recuerdos tristes, en estos casos es mejor ver cómo reaccionan al preguntar sobre alguien. Si la plática causa algún cambio de ánimo (enojo o tristeza) será necesario preguntar por alguien mas.

Escuchar sus historias nos permite saber qué lugares frecuentaba en aquellos tiempos y puede ser un gran pretexto para una salida futura con la familia donde seguramente el lugar al que iba ya este muy cambiado y surjan las típicas frases “allá había una tienda”, “este lugar estaba lleno árboles y ahora lo destruyeron” , con ello se sentirán felices de contarles a todos sus experiencias sabiendo que son un punto de unión con los seres queridos.

castano-santook-647x400