Sin importar cuál sea nuestro género, nuestra edad, nuestro idioma y demás, todas las personas del mundo tenemos algo en común: La vida.

cinc Por: Cinthia De la Torre

Con el simple hecho de nacer, crecer y morir hace que experimentemos una infinidad de situaciones que todos, de manera diferente, vivimos en algún punto de nuestra existencia.

El amor, la muerte, la soledad, la compañía, las enfermedades, la intimidad, la felicidad, etc. son algunos ejemplos de lo que crea la experiencia, y es esta experiencia la que hace la unión entre una persona y otra; haciendo que sus vidas, aunque hayan sido de clases sociales, nacionalidad e incluso épocas diferentes, tengan un parecido inverosímil.


Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón y mi abuela, Carmen Salas Hernández, tienen mucho más en común que un solo nombre a pesar de haber nacido con 29 años de diferencia.


A los 18 años, Frida Kahlo sufrió de un accidente que le causó inmovilidad debido a las severas fracturas de columna y pelvis que tuvo; consecuente a esto, Frida descubre la manera de expresar sus sentimientos a través de la pintura. Ella creó más de 200 obras, en su mayoría auto retratos, que hoy en día son mundialmente atesorados.

Carmen Salas Hernández, originaria de San Luis Potosí y madre de 6 hijos. Tiene demencia senil y tuvo dos matrimonios, uno demasiado violento y enfermizo, el otro con falta de paciencia y amor. Contó con educación básica de primaria y no obtuvo más debido a las diferentes circunstancias de su familia. Tiene un hermano mayor y tenía uno de la misma edad que ella, quien enfermó debido a un golpe en la cabeza y se perdió tiempo después. Actualmente tiene 80 años y es cuidada y querida por todos sus hijos y nietos.

Cada título te redirecciona a la pintura original y a su respectiva historia, para que así puedan entender la relación entre estas dos mujeres.

“Me retrato a mí misma porque paso mucho tiempo sola y porque soy el motivo que mejor conozco.”

“Auto retrato con bonito”

Al fallecer su madre, Concepción Hernández, de una terrible trombosis intestinal, inició del cambio psicológico que llevó a Carmen Salas a ser quien es en sus actuales 80 años.La vestimenta negra representa el luto de este acontecimiento, así como la desaparición de su hermano y el aborto espontáneo de su primer embarazo. El rebozo simboliza el recuerdo del vestuario que su madre usaba cotidianamente.

“La columna rota”

Carmen fue víctima de maltrato físico y psicológico de parte de su primer marido. El “amor”, la dependencia emocional y económica y una sociedad machista hicieron que tolerara este abuso por bastante tiempo, causando dolor a ella y a personas cercanas que eran testigos de aquella circunstancia. La bata de dormir representa la intimidad que surgía como una reconciliación después de cada abuso.

“Las dos Fridas”

Esta imagen representa el antes y el después de la demencia senil que surgió desde el fallecimiento de su mamá. A la izquierda se muestra de malas, con dolor de cabeza, con problemas de presión por los corajes que hacía y demás, tenía buena memoria así que chantajeaba a las personas con su carácter. A la derecha se muestra sonriente y sana, pues al olvidarse de todo no tiene motivos para estar enojada y por lo tanto su salud mejora. “El secreto de la felicidad es tener mala memoria”

 “Auto retrato con collar de espinas”

El color rojo del fondo representa la pasión, la corona de flores amarillas representa la abundancia de dinero, el rosario que cuelga de su cuello simboliza su creencia católica. Carmen es supersticiosa y creyente; En su juventud llegó a creer en la “magia” para ser amada, he ahí la vela, la imagen de un santo y la caja que representa un corazón flechado. La ropa blanca simboliza la pureza e inocencia que llegó con la vejez.

“Sin esperanza”

Antes de la demencia que ahora tiene, Carmen era una persona dramática e incluso chantajista con sus hijos para conseguir la atención de ellos. En ciertas ocasiones se inventó a sí misma enfermedades que, gracias a médicos poco profesionales y ambiciosos que le dieron medicamento sin necesitarlo, le provocaron diabetes. Ahora tiene una dieta en dónde le son prohibidas las azúcares que tanto le gustan.

“Auto retrato con trenza”

Hoy en día, debido a su edad y a la pérdida progresiva de las funciones cognitivas , Carmen ha vuelto a ser una niña. Se le puede ver desnuda, representando la vulnerabilidad y la demanda de atención con la que se viene al mundo durante los primeros años de vida y que ahora presenta nuevamente. Las joyas simbolizan la riqueza que tiene en amor de parte de sus seres queridos y el éxito que logró al sacar adelante a su familia. 


“Viva la vida” -Frida Kahlo